Incapacitación, tutela y curatela por DCA

Los afectados por DCA por lo general suelen presentar un deterioro de su capacidad de juicio, de sus facultades, así como un deterioro de otras capacidades cognitivas que les impiden la correcta toma de decisiones para manejar su persona y asuntos económicos.

Incapacitación, tutela y curatela por daño cerebral

A los efectos de salvaguardar sus intereses resulta conveniente, en muchas ocasiones, que otros asuman estas responsabilidades. Para que estas personas puedan asumir dicha responsabilidad con plenos efectos legales, debe procederse previamente a la declaración de incapacidad legal y consiguiente nombramiento de un tutor legal, que asumirá en tal condición todas las facultades necesarias para administrar y velar por sus intereses.

Esta declaración de incapacidad legal y nombramiento de tutores debe realizarse en el marco de un procedimiento judicial ante los Juzgados del domicilio del presunto incapaz.​

Con la incapacitación civil se intenta velar por los intereses de los incapaces y garantizar al máximo las funciones de protección que el derecho ofrece a todas aquellas personas con las facultades cognoscitivas mermadas, como es el caso de los afectados por DCA y al mismo tiempo ofrecer las máximas garantías a éste y su familia para poder defender y ejercitar sus derechos.

¿Quién puede iniciar un