google-site-verification=VSt2VxWztZn_kD14mj365wHEXleznnDoZYs8UOWQaRo

El protocolo ictus y su cumplimiento

El ictus hace referencia a un grupo de enfermedades de inicio agudo y súbito de los síntomas neurológicos basadas en trastornos en la circulación cerebral, bien por déficit (isquemia) o bien por extravasación de la sangre (hemorragia). Entre el 80-85 % de los ictus son debidos a isquemia cerebral.


Derecho a la atención urgente

El ictus es una urgencia neurológica que precisa de intervención diagnóstica y terapéutica inmediata. La isquemia se desarrolla en horas y este tiempo que se denomina ventana terapéutica es fundamental para prevenir o minimizar el infarto.

Existen actuaciones que aplicadas en las primeras horas han demostrado mejorar el pronóstico del ictus. Entre las más importantes:

  • Valoración urgente por un neurólogo

  • Atención en las unidades de ictus

  • Aplicación de trombólisis intravenosa (en pacientes con ictus isquémicos de menos de 4 horas y media de evolución) ha demostrado que disminuye el riesgo de muerte o dependencia.

  • Tratamiento trombolítico intervencionista.


Aplicación del Código ictus

El código ictus es un procedimiento asistencial que pretende garantizar a los ciudadanos el acceso a las terapias de repercusión cerebral en el seno del ictus isquémico agudo siempre que cumplan los criterios que aconsejan su posibilidad.​

Mediante el código ictus extrahospitalario se trata de identificar y trasladar a los pacientes con ictus agudo, que no se encuentren en el hospital, a los centros de referencia para realizar trombólisis o trombectomía. Mientras se efectúa el traslado el neurólogo del hospital de referencia pone en marcha el proceso intrahospitalario de diagnóstico y preparación del cuidado médico (código ictus intrahospitalario).

El objetivo del código ictus es optimizar los tiempos de atención inicial al paciente para aumentar las probabilidades de curación, las posibilidades de recuperación con las mínimas secuelas posibles. Se pretende reducir el tiempo entre el inicio del ictus y el acceso a un diagnóstico y tratamiento especializado, incrementando el número de pacientes de ictus tratados con trombólisis o trombectomía mecánica.

Criterios para aplicación del tratamiento de trombólisis

Se deben cumplir todos estos criterios:​

  1. Existir déficit neurológico focal agudo y objetivable que sea sugerente de isquemia cerebral.

  2. Se debe conocer con exactitud la hora del inicio de los síntomas.

  3. Llegar al hospital dentro de las 3 horas y media desde el comienzo de los síntomas, puesto que se precisará alrededor de una hora para los trámites en el hospital, y el límite para iniciar el tratamiento trombolítico es de 4 horas y media.

  4. Ser previamente independiente en su autocuidado en las actividades básicas de la vida diaria.

  5. Ausencia de enfermedad grave o terminal.


Criterios para la trombectomía vascular mecánica

Se empleará en pacientes atendidos en centro hospitalario donde se les haya administrado el tratamiento trombolítico sin éxito. También en pacientes atendidos por el 112 en los que se considere que en la entrada no cumple los criterios para el tratamiento trombolítico.

Activación del código ictus

A la llegada al hospital se debe realizar lo siguiente:​

  • Aportar toda la información clínica especialmente la hora de inicio de los síntomas.

  • ​El neurólogo deberá contactar con el servicio de radiodiagnóstico para realizar prueba de imagen diagnóstica que deberá ser efectuada en los primeros treinta minutos de la llegada del paciente al hospital.

  • ​Inicialmente realizar estudios de TAC CRANEAL urgente sin contraste para confirmar que no se trata de una hemorragia cerebral y no aparecen signos de infarto extenso.

Se debe realizar una ANGIO TAC craneal urgente en los siguientes casos:​​​

  • En ictus isquémico de menos de tres horas de evolución y puntuación mayor de diez en la escala NIHSS en ictus isquémicos de tres a seis horas de evolución cuando exista posibilidad de incluirlo para tratamiento fibrinólisis intravenosa o trombectomia mecánica según los casos.

  • Sospecha de oclusión aguda de la arteria basilar.

  • En todo paciente en el que se plantee trombectomía mecánica.

  • En otros casos que estime el neurólogo justificadamente.

​​

Otras pruebas como el tac de perfusión craneal urgente o el estudio neurosonológico con doppler transcraneal urgente se podrán realizar siempre que lo considere el neurólogo y esté disponible en el centro.


Estrategia a seguir:

Una vez realizado el diagnóstico por imagen el neurólogo debe considerar la estrategia de reperfusión más adecuada.

1. Tratamiento trombolítico intravenoso. En ictus isquémicos y máximo de 4,5 horas desde el inicio de los síntomas.


2. Si no cumple los anteriores criterios se valorará el tratamiento de trombectomía mecánica.


3. Si no procede ninguno de los dos tratamientos, se procederá a la desactivación del código ictus.


Cuando un paciente tiene indicación para un tratamiento de trombólisis intravenosa, no debe diferir más de 30 minutos desde el diagnóstico por imagen y no más de 60 minutos desde la llegada al hospital.

Más noticias...

Consúltanos

Teléfono: 91 441 38 66 / 628 764 649

info@neurolegal.es

C. Rodríguez San Pedro, 2. Piso 10. Ofic. 1004. 28015 Madrid

aviso legal

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram
  • YouTube